Salsa de jitomate básica: ideal para hacer sopas, arroz, estofados y muchos otros platilloos mexicanos

Una de las bases para hacer diversos platillos mexicanos es usando la salsa de jitomate. En México a este tipo de salsa le llamamos recaudo.

Y cuando un recaudo está bien hecho (sazonado) tanto el guisado como la salsa picante será espectacular.

Cuando una salsa no está debidamente sazonada, lamentablemente nos echará a perder el guisado.

Esta salsa puede ser cruda, frita o cocinada como en esta receta. Los ingredientes son jitomate, cebolla y ajo.

Este recaudo o salsa se usa todos los días en los hogares mexicanos para preparar arroz, guisos, sopas, etc.

Resultado de imagen para cómo hacer arroz rojo

Algunas personas ni siquiera saben que tiene un nombre, simplemente aprendieron a cocinar platillos con esta salsa que es tan esencial en nuestra cocina.

La versión más popular es la salsa cruda que se hace en una licuadora, luego se sazona en una cacerola para después incluir el resto de los ingredientes.

Aquí hay algunos ejemplos de recetas que usan esta salsa son: sopa de fideos, arroz rojo, sopa o caldo de carne, albóndigas y entomatadas, solo por nombrar algunos ejemplos.

Es una buena idea hacer algunos tarros y congelarlos o prepararlos para el enlatado cuando los jitomates estén en temporada.

Lo que si es importante resaltar es que, entre más fresca se use… el sabor será mucho mejor.

También hay que considerar que su uso dependerá del tipo de guisado… por ejemplo, me preguntaron cómo hacer arroz rojo sin que se haga aguado y aquí el secreto es considerar la cantidad del líquido que se usa como recaudo en las medidas… ese es el tip 🙂

YouTube: Guidecentral Español

Bueno, ahora vayamos a preparar la salsa de jitomate básica:

Los ingredientes

  • 5 de jitomates
  • ¼ de una cebolla blanca mediana
  • 2 dientes de ajo sin cáscara
  • Agua
  • ½ cucharadita de sal para sazonar (opcional)

Preparación

Coloca los jitomates, la cebolla y los dientes de ajo en una olla grande o una cacerola. Cubre con agua, coloca la tapa de la cacerola y cocina a fuego alto hasta que empiece a hervir.

Una vez que el agua comience a hervir, reduce el calor a fuego lento.

Cocina hasta que los jitomates estén suaves y la piel del jitomate comience a desprenderse.

Con cuidado, coloca solo los jitomates, la cebolla y el ajo en una licuadora y haz un puré hasta que tengas una salsa muy suave.

Usando un colador, verter en frascos de vidrio.

Una vez que estén completamente fríos, guárdalos en tu refrigerador. La salsa durará unos 4 días. Usa según sea necesario para tus sopas u otras recetas.

Notas

  • Puedes utilizar jitomates saladet o los jitomates bola
  • Puedes hacerles una pequeña “X” en la parte inferior de cada jitomate para eliminar fácilmente la piel después de cocinarlos, una vez que se hayan enfriado ligeramente
  • Entre más muelas los ingredientes será mucho mejor
  • Esta salsa también se prepara cruda y luego se fríe con 2 cucharadas de aceite vegetal en una sartén hasta que esté completamente cocida

Para conocer más recetas, entra a Kiwilimón