¿Qué es un esofagrama?

Un esofagograma es un tipo especial de prueba de rayos X que ayuda al médico a observar de cerca la parte posterior de la boca y la faringe hasta llegar al esófago.

El médico puede pedirte que tomes un trago de bario para ayudar a diagnosticar cualquier condición que te dificulte tragar o si sospecha que tienes un trastorno del tracto gastrointestinal superior.

Tu tracto gastrointestinal superior incluye:

  • El esófago
  • El estómago
  • El duodeno (primera parte del intestino delgado)

Resultado de imagen para tracto gastrointestinal superior

El bario es una sustancia blanca calcárea que a menudo se mezcla con agua para hacerla una bebida espesa que parece un batido.

Cuando se ingiere, este líquido recubre el interior de tu tracto gastrointestinal superior.

El bario absorbe los rayos X ofreciendo una imagen blanca. Esto ayuda a resaltar estos órganos, así como sus revestimientos internos y el movimiento de tu deglución en la imagen.

Estas imágenes ayudan al médico a diagnosticar cualquier trastorno del tracto gastrointestinal, un posible problema estructural o funcional con tu tracto gastrointestinal superior.

Resultado de imagen para rayos x de esofago

Algunos problemas comunes que un esofagrama puede ayudar a diagnosticar incluyen:

  • Hernia hiatal
  • Inflamación
  • Bloqueos
  • Trastornos musculares que sea lo que provoque la dificultad para tragar o presentar espasmos
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico
  • Úlceras
  • Tumores cancerosos y no cancerosos

A veces, se realiza un esofagrama como parte de una serie de radiografías que miran todo el tracto gastrointestinal superior.

Un haz continuo de rayos X, llamado fluoroscopia, a menudo se usa durante un esofagrama para capturar el movimiento a través del tracto gastrointestinal.

Una prueba común que acompaña al esofagrama es la endoscopia digestiva alta, también conocida como esofagogastroduodenoscopia.

El esofagrama también se realiza a menudo como parte de una serie de pruebas del tracto gastrointestinal superior y del intestino delgado.

Es importante seguir las pautas dietéticas que indique el médico antes de tu procedimiento.

Se supone que no debes comer ni beber nada durante seis horas antes de la prueba. Puedes tomar pequeños sorbos de agua hasta dos horas antes del proceso.

Si estás realizando pruebas adicionales o tienes alguna afección médica existente, las instrucciones que te dé tu médico pueden ser ligeramente diferentes.

Debes notificar antes del procedimiento si tienes o has tenido alguna de las siguientes condiciones:

Estas condiciones pueden descalificar el uso del bario, ya que aumentan el riesgo de complicaciones.

Otro punto importante a mencionar es si te encuentras embarazada o si sospechas de estarlo.

Si todo se encuentra en condiciones para realizarte la prueba, tu médico te dirigirá al centro de radiología local para tu esofagrama.

Un técnico de radiología capacitado realizará el procedimiento. De principio a fin, un esofagrama tarda unos 30 minutos.

Los resultados se te estarán entregando en los próximos días y es imperativo que sea el médico quien te explique los resultados, no te alarmes ante cualquier cosa rara, toda inquietud coméntala con tu especialista.