Cuando el cliente y la empresa compaginan para el cuidado del medio ambiente

Hoy en día el tema del cuidado del medio ambiente ya no lo podemos ver como un tema de moda, ahora se ha convertido en una necesidad y como tal, un gran sector de la población en diversos países está tomando ciertas acciones de forma individual y colectiva.

Y todo comienza en casa, cuidando lo que uno hace, consume y realizando ciertas adecuaciones a nuestro estilo de vida.

REFERENCIAS: YouTube || Grupo Bimbo || Expansión

Esto a su vez lo vemos reflejado en la exigencia hacia las empresas, esto es, las empresas están observando cómo los clientes están volteando a ver aquellas empresas que cuidan el planeta y como tal, las empresas también están tomando acciones para cuidar al planeta y ser elegidos por sus clientes.

Por ejemplo muchas empresas están ahora aplicando ciertas prácticas comerciales ecológicas en donde están construyendo negocios verdes desde sus inicios o transformando poco a poco lo actual.

También estamos viendo cómo están buscando energizar un negocio con energía solar, ser una empresa con una disminución del uso del papel, entre otras acciones.

Otras empresas están ya en la vía de las certificaciones para reducir su huella de carbono y todas estas acciones lo que se busca es ayudar al medio ambiente aportando cada uno desde su espacio lo que sea necesario para ser una empresa sustentable.

Por ejemplo, una acción que es importante seguir impulsando es el reducir el uso del automóvil y apoyarse en el transporte público, la bicicleta o caminar hacia el trabajo.

Existen empresas en donde animan a sus empleados a hacer lo mismo.

Una de las formas más fáciles de tener un impacto positivo tanto en el planeta como en la billetera es ajustar el viaje diario y alentar a los empleados a hacer lo mismo.

Resultado de imagen para empresas

Esto se traduce a que se evite conducir siempre que sea posible.

Obviamente habrá situaciones en que es posible y factible (por la lejanía y las facilidades que brinda el mismo gobierno) por lo que usar el transporte público, andar en bicicleta o caminar al trabajo reduce nuestra propia huella de carbono.

Si no hay una alternativa viable a la conducción, piensa en un viaje compartido.

O bien y si es posible, trabaja desde tu casa y como empresa admite que ciertos empleados (o todos si así lo permite tu giro) hagan lo mismo.

Después de todo, el viaje más verde no es un viaje en absoluto.

Así que como persona o como empresa al seguir algunas acciones para cuidar el ambiente seguramente te hará sentir orgulloso de tus esfuerzos ¿cierto?

Si eres una empresa tómate un poco de tiempo para dar a conocer tus prácticas ecológicas.

Muchos de tus clientes no solo quedarán impresionados, sino que también atraerán empresas y empleados potenciales que querrán trabajar con una empresa ecológica.

Si bien siempre habrá más cosas que se puedan hacer, lo más importante es hacer algo.

Incluso el más pequeño de los pasos de bebé en la dirección correcta es mejor que no hacer nada en absoluto.

Al implementar prácticas respetuosas con el medio ambiente en el día a día en tu oficina y en tu hogar tomarás medidas hacia la sostenibilidad y la protección planetaria.

Entra a Grupo Bimbo

Imagen relacionada

Y realmente, al final del día, ¿qué es mejor que eso?